Se encuentra usted aquí

Click en la imagen para ampliar

Actualidad

El pleno de Picassent ratifica aceptar las competencias que supondrá una inversión de 2,3 millones de euros para el centro escolar San Ignacio de Loyola
Los grupos aprueban por unanimidad hacer una encuesta a la población para elegir el nombre del colegio número 4
Lunes
30
Julio
2018
14
45
EDUCACIÓ

El pleno del mes de julio del Ayuntamiento de Picassent aprobó, con los votos a favor de PSPV, Compromís y Camviem Entre Tots y la abstención de PP y Ciudadanos, aceptar la delegación de competencias en materia de infraestructuras educativas para poder iniciar las actuaciones en el colegio 'San Ignacio de Loyola', que supondrá una inversión de 2,3 millones de euros y una reforma integral del centro.

La concejala de Educación, Belén Bernat, destacó la importancia de estas obras en una escuela que no ha recibido ninguna inversión por parte de la Conselleria desde hace más de veinte años y se felicitó por la oportunidad de poder acometer trabajos en un centro que necesita una inyección económica significativa.

En cuanto al debate, la concejal y portavoz del PP, Inma Guaita, quiso explicar la abstención de su grupo y se manifestó a favor de hacer las obras, pero no mediante este convenio que plantea la administración autonómica. «No vemos claro el convenio firmado con la Conselleria y claro que queremos las obras, pero no de esta manera, porque como Ayuntamiento no queremos competencias ni cargas impropias».

En respuesta, Bernat le recriminó la carencia de apoyo a un proyecto necesario y además le apuntó «no comprendo el sentido de su voto, se trata de mejorar las instalaciones de un centro escolar y además el PP está votando a favor de este convenio en muchos municipios, porque permite agilizar la ejecución de las obras». Guaita insistió en que se trata de competencias de la Generalitat y tildó el convenio «de imposición», una denominación que fue rechazada por la concejala de Urbanismo, Lola Albert, que también tomó la palabra en el debate. En su intervención, Albert aseguró que «donde usted ve imposición, yo veo oportunidad» y argumentó que «la Conselleria tiene un problema en cuanto a la capacidad de gestión por falta de personal que no puede reponer por culpa de las leyes de Montoro», por lo cual calificó este convenio «de una oportunidad para hacer las obras ya y no esperar 7 o 8 años, y claro que aprovechamos el momento», concluyó Albert.

Por otro lado, el pleno también trató la denominación del colegio número 4 a raíz de una moción del grupo municipal Compromiso. Su concejal y portavoz, Artur Hernández, propuso que el nuevo Centro de Educación Especial e Infantil se denomine 'Torre de Espioca'. Durante el debate de la moción y en su uso de la palabra, Hernández defendió este nombre y aceptó la propuesta del equipo de Gobierno de plantear una encuesta a la ciudadanía de Picassent para elegir el nombre, siempre que 'Torre d'Espioca' fuera uno de los nombres para poder elegir. Por su parte, la alcaldesa, Conxa Garcia, se comprometió a llevar a cabo un sistema de participación ciudadana con varios nombres, uno de los cuales será 'Torre de Espioca', propuesta que fue aprobada por unanimidad de todos los grupos municipales.

 

Site developed with Drupal